Gato negro.

|
Hace tiempo que no escribo, supongo que no me inspiro para escribir, ni para nada. La pereza hasta se apodera de mí en esto.

Bueno, hoy toca una historia, una anécdota, algo que pasó ayer y no deja de ser curioso...misterioso, aunque quizá no lo sea tanto.

Ayer mi abuela se fue a Coruña y mi madre estuvo toda la mañana fuera de casa. Quedamos en mi casa mi tía y yo.

Yo estaba durmiendo, como cualquier día a las 9 de la mañana (y más tarde también xD) cuando escucho a mi tía gritar muy fuerte asustada. Corrí rapidísimo abajo a ver que pasaba. Vi a un gato negro salir de la ventana en que tiro la cortina y como no pudo salir a la calle (estaba la puerta cerrada) se fue debajo del sofá.

Tuvimos que dejarlo ahí un tiempo ya que aunque lo intentamos asustar no se movía de ahí, ni se inmutaba, y hacer más no nos atrevíamos ya que podía saltar y arañar, así que desistimos. Más tarde, cuando vino mi madre movió el sofá y el gato se fue.

Mi tía estaba en una cocina, cerró la puerta para que el gato no fuera hacia allí. Yo estaba en la puerta que da al piso de arriba y tenía la puerta casi cerrada para que no fuera el gato para arriba.

Vi todo lo que estaba pasando, y cuando llegó el gato a una parte del pasillo desapareció... le perdí de vista, no lo vi salir, no estaba. Para salir lo hizo muy rápido ya que miramos a la calle al momento y ni rastro de él, y aún fijándome en él no vi que saliera, pero debió haber salido, ya no estaba. Es como si hubiera desaparecido.

3 comentarios:

Kinyla dijo...

Me suena a peli de miedo, ¿seguro que el gato era real? ¿seguro que ya te habías despertado cuando eso pasó?

De todas formas, los gatos son rapidísimos cuando quieren :S

Nayane dijo...

Lo tuyo es de película. Tendrías que haberlo filmado.. xD
Que historia tan curiosa, me alegra que hayas escrito de nuevo en el blog ;)

No Somos Pocos dijo...

Los gatos son así... misteriosos :D